El whisky y la moneda de plata

por | 12 marzo, 2019

Cogió el vaso el de whisky recién servido y se quedó observándolo. Siempre tomaba lo mismo: un single malt escocés de 12 años -mínimo- con tres cubitos grandes de hielo y media rodaja de limón en un vaso ancho rellenado hasta arriba con soda.

Durante medio minuto se quedó mirando como las pequeñas burbujas de la bebida parecían surgir de la nada en el fondo de la copa y, tras un meteórico ascenso, desparecían en su superficie. “Vaya alegoría de la vida” pensó, y entonces se metió la mano en el bolsillo para sacar una vieja moneda de plata del siglo XIX que puso sobre la superficie de madera de la barra del bar, justo al lado de su copa, antes de darle el primer sorbo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
11 + 3 =