Compañeros de trabajo tóxicos

por | 30 enero, 2017

¿Recuerdas cuando estabas en el colegio que siempre había un típico niño (o niña) repelente que se chivaba a la profe cuando alguien se portaba mal? Pues 30 años después te seguirá pasando en el trabajo. Son los “angelitos”, esos compañeros de trabajo que nadie quiere tener.

Son auténticos devotos de la empresa. Da la sensación de que trabajan como si fueran herederos del dueño. Trabajan horas extras incluso sin ser necesarias, renuncian a gran parte de su vida privada y son unos agonías del trabajo. Hasta ahí todo normal si no fuera por su enorme toxicidad con el resto de compañeros. Si ven algo que no les gusta van corriendo a chivarse a los jefes, da igual que tengan razón o no. Este tipo de personajes suele estar muy bien visto a nivel interno y lo promocionan. Si para colmo tienen subalternos, se convierten en déspotas y son insufribles.

¿Cómo reconocer a un “angelito” en tu empresa? Muy sencillo: provocan rechazo del resto de compañeros y si son jefecillos, todos los que trabajan para ellos se acaban yendo de la empresa. Dicho de otra forma: una alta rotación de empleados alrededor de un jefe, implica que este es un “angelito”.

Ahora, a lidiar con el que me ha tocado a mí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
6 + 21 =